Tus Buenas Noticias
Síguenos

Las verdaderas razones de la popularidad de AMLO

5 enero, 2024
Andrés Manuel López Obrador.
Andrés Manuel López Obrador.
El líder de México es mucho más que el “encantador demagogo” que a menudo retratan los medios extranjeros.
 
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es retratado regularmente como un líder autoritario con tendencias dictatoriales que está erosionando las instituciones democráticas del país. 
Un demagogo encantador cuyos seguidores lo siguen sin pensar, engañados por su retórica populista.

Como académico y periodista mexicano, también he sido muy crítico con AMLO
Es un líder con impulsos populistas que comúnmente recurre a atacar públicamente a sus adversarios, independientemente de si sus críticas están fundamentadas. 
Sus duras medidas de austeridad crearon sufrimiento innecesario durante la pandemia y después del huracán Otis, y han degradado sistemas gubernamentales eficaces, hasta el punto de que las fuerzas militares ahora son responsables de asuntos que normalmente requerirían liderazgo civil.

A pesar de esto, un líder tan defectuoso goza de un nivel muy alto de apoyo entre los mexicanos: alrededor del 66% en un promedio de encuestas. 
Las encuestas también sugieren que la leal sucesora de AMLO, Claudia Sheinbaum, ex alcaldesa de la Ciudad de México, ganará fácilmente las elecciones presidenciales mexicanas de 2024. 
El partido de AMLO, Morena, también es el favorito para ganar la mayoría de las elecciones para gobernador.

Al día de hoy, una explicación sorprendentemente común de por qué sucede esto es que AMLO ha engañado a los mexicanos. 
Los votantes lo siguen ciegamente, según esta explicación, porque les agradan más allá de cualquier razón racional.

No creo que esto sea cierto. 
Tratar la popularidad de AMLO como una especie de estafa vacía es perderse un momento históricamente significativo en la joven democracia de México. 
Hay mucho más sucediendo aquí.

De hecho, el gobierno de AMLO ha logrado importantes logros en materia de política interna que han favorecido a los pobres. 
Aumentó el salario mínimo en un 85% por encima de la inflación y promulgó reformas laborales que reforzaron una nueva generación de sindicatos democráticos y autónomos. 
Como resultado, los salarios, medidos como ingreso laboral per cápita, han alcanzado un máximo histórico en México.

Un enfoque en la clase trabajadora

AMLO ha invertido una cantidad significativa de fondos públicos en iniciativas de desarrollo, como un corredor interoceánico y un tren turístico, para ampliar el empleo y las oportunidades comerciales en comunidades que han estado hambrientas de inversiones durante décadas. 
A nivel internacional, el Tren Maya ha sido criticado por su impacto ambiental, pero una encuesta de octubre de 2021 (la única encuesta pública centrada en la región) encontró que el 87% de los locales aprueba su construcción porque quieren empleos y oportunidades económicas. 
El FMI espera que la economía mexicana crezca un saludable 3.2% en 2023 y, según el Banco Central de México, los estados más pobres del sur están creciendo más que el resto del país.

Quizás lo más significativo es que el número de familias que reciben asistencia social ha aumentado constantemente durante su mandato. 
Hoy, 14 millones de familias reciben transferencias de efectivo y el pago promedio ha aumentado un 55% ajustado a la inflación. 
Estas transferencias sacan de la pobreza a 3.5 millones de personas, un aumento del 52% con respecto a administraciones anteriores.

Su gobierno es el oponente más visible de administraciones anteriores que no lograron ofrecer resultados a la mayoría de la población y al mismo tiempo enriquecieron a una clase alta dorada. 
Cuando AMLO asumió el cargo, el 88% de los ciudadanos de México creían que el gobierno servía principalmente a las élites y, según algunas medidas, el país era el cuarto más desigual del mundo.

A diferencia de administraciones anteriores de élite tecnocrática, AMLO ejerce el poder de maneras que se perciben ampliamente como más reales, democráticas y más cercanas al pueblo. 
Toma el autobús, se detiene en tiendas aleatorias para comprar su propia comida y habla español vernáculo. 
En los banquetes estatales, ofrece platos mexicanos rurales como tamales, y realiza conferencias de prensa diarias en las que enfatiza repetidamente la crueldad de las élites económicas de México. 
Durante décadas, ha visitado pequeñas comunidades que antes no resultaban interesantes para los funcionarios federales. 
La gente de esas comunidades lo recuerda como uno de sus pocos encuentros genuinos con el Estado mexicano.

Como resultado, AMLO ha mejorado la percepción de los mexicanos sobre su democracia. 
Durante sus primeros años en el cargo, la proporción de mexicanos que confían en el gobierno federal aproximadamente se duplicó, y también lo hizo su satisfacción con la democracia, según el respetado encuestador regional Latinobarómetro. 
Y aunque la seguridad sigue siendo una gran preocupación para los mexicanos, las tasas de homicidio han caído ligeramente de 28 a 25 por 100,000 entre 2018 y 2022, y los ciudadanos informan sentirse más seguros que en cualquier otro momento en más de una década.

Ha surgido una fe renovada en el gobierno y sus instituciones. 
La percepción pública de que el gobierno federal no es corrupto o rara vez lo es se ha triplicado. 
Según una encuesta de mayo de 2022, dos tercios de los mexicanos quieren que la próxima administración continúe su trabajo.

Por supuesto, hay muchas razones para criticar a AMLO
No ha logrado promulgar reformas fiscales muy necesarias, como aumentar los impuestos a los más ricos, y no ha logrado elaborar una política industrial para promover el desarrollo económico. 
El sistema de salud de México se ha deteriorado debido a una falta crónica de financiación, lo que ha perjudicado las vidas de millones de familias. 
Todas estas son críticas legítimas.


Además, persiste la pregunta de si AMLO utilizará su carisma y autoridad para socavar las instituciones electorales y debilitar las posibilidades de que ganen los partidos de oposición. 

En mi opinión, esta amenaza está muy exagerada. 
La pregunta debe verse en contexto. 
No hay signos significativos de ruptura democrática en México.

Las instituciones electorales de México son sólidas. 
Desde que AMLO asumió el cargo, se han celebrado numerosas elecciones y, en general, los observadores nacionales y extranjeros las han considerado justas y limpias. 
AMLO no pudo conseguir una supermayoría para reformar el Instituto Nacional Electoral y reducir su presupuesto, incluso si el 66% de los mexicanos estuviera a favor de ello. 
La reforma fue presentada acríticamente como un intento de destruir la democracia, cuando en realidad, reformar el instituto afectaría al partido de AMLO tanto como a otros. 
Por supuesto, hay muchos escenarios imaginarios en los que AMLO diseña e implementa reformas electorales catastróficas. 
Sin embargo, ninguno de esos escenarios se ha materializado.

Su partido ha reconocido fracasos electorales, incluida la pérdida de su supermayoría en el Congreso, múltiples distritos clave en la Ciudad de México, el poderoso estado de Nuevo León y otras seis contiendas para gobernador. 
No hay duda de que las próximas elecciones presidenciales serán libres y justas y que AMLO dejará el cargo como estaba previsto en 2024.

Los medios siguen siendo libres de ser muy críticos con el gobierno de AMLO
En todo caso, los partidarios de AMLO pueden estar subrepresentados en los medios, y no al revés. 
Sus oponentes son libres de organizarse y manifestarse, y lo han hecho con gran éxito. 
No ha habido ningún político arrestado por hablar en contra de su administración.

Un México polarizado

La pregunta es por qué el punto de vista minoritario de que AMLO no ha ofrecido nada a sus votantes se ha convertido en la explicación dominante para entender el México contemporáneo.

Esto, en mi opinión, tiene mucho que ver con el tipo de mexicanos que llegan a hablar y a quienes la prensa mundial les presta atención. 
Los comentaristas internacionales con frecuencia se basan en las perspectivas de los mexicanos que hablan inglés, tienen títulos de universidades estadounidenses o trabajan en grupos de expertos financiados por corporaciones para construir su propia percepción de la realidad mexicana. 
Este método genera un sesgo significativo en una sociedad altamente desigual como México, donde el potencial para estudiar otros idiomas y crear una amplia red internacional está limitado a quienes se encuentran en la cima de la distribución de la riqueza.

Esto es especialmente problemático dado que las personas con ingresos más altos son la principal fuente de apoyo para los partidos opositores y forman la base de la oposición a Morena. 
Los partidarios de la oposición son muy conscientes de su enorme influencia fuera de México y han invertido muchos esfuerzos en concertar contactos privados con medios internacionales, invitándolos a eventos políticos y explicando la política mexicana desde su propio punto de vista.

En medio de las opiniones polarizadas que rodean el liderazgo de AMLO, un hecho permanece: su gobierno sirve como un símbolo de gobernabilidad democrática para la mayoría de los mexicanos, así como de avances significativos en la calidad de vida de millones de familias mexicanas. 
Puede que eso no sea suficiente para cumplir con algunas definiciones de una verdadera democracia; pero para muchos mexicanos representa un gobierno mucho mejor del que estaban acostumbrados a tener.
 
 
 
Te puede interesar
México va bien, muy bien

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados